El cuarto pecado mortal

The Fourth Deadly Sin
Sanders Lawrence, 1985

-Ya no es oficialmente policía, pero Delaney lo será de alma y corazón por toda su vida.
-Los detalles, la meticulosidad, la experiencia y conocimientos con los que Delaney arma sus casos son admirables. Sus historias son más que entretenidas. Nos ilustran sobre procedimientos y también de cómo juega el azar, la esperanza de llegar al fondo de la investigación y por sobre todo, la tenacidad que debe ser marca registrada para cualquiera que ostente la chapa de investigador o detective.
-Un reconocido psiquiatra es brutalmente asesinado en su consultorio cuyo edificio remodelado comparte piso de por medio con su bella esposa psicóloga.
De parte de ella recibe Delaney un listado de los pacientes conflictivos, primarios sospechosos del crimen de cuya investigación puede surgir la llave del caso, pero es prematuro para señalar al culpable.
-En este muy difícil caso debe enfrentar presiones desde la familia de la víctima, los medios y el propio "Almirante" que lo ha puesto al frente del mismo.
-Todos dan por hecho que Delaney "bolas de hierro" terminará encontrando al culpable, aunque deba llevarse al mundo por delante.