Bienaventurados los sedientos

Salige er de som tørster
Holt Anne, 1994

-Invasión de inmigrantes, algunos legales y la mayoría clandestinos y ciudadanos psicópatas, abusadores, más una creciente xenofobia es el material con que cuenta Hanne Wilhelmsen para esclarecer el origen y mensaje que se halla tras diversas paredes pintadas con sangre animal, tornándose más trágico al descubrirse que también había algunas con sangre humana aunque no había cadáveres. Hanne Wilhelmsen nuevamente demuestra su pericia como investigadora así como la obsesión que le sobreviene cuando está al frente de un caso complicado y del cual puede depender la vida de algún inocente.