La taberna de los dos centavos

La guinguette à deux sous
Simenon Georges, 1932

-El reo va a ser ejecutado a la brevedad y le confiesa al Comisario Maigret con gran amargura haber visto un asesinato del cual no participó y cuyo culpable no pagó por su crimen. Incluso le confía el nombre de otro testigo. Maigret es un policía además de honesto, poseedor de un gran sentido de justicia y de las diferentes circunstancias humanas que llevan al delito, así como a mentirle a un funcionario policial. Pero también sabe que muy difícilmente un hombre a punto de ser ejecutado iba a mentirle. Y él como policía tampoco iba a dejar pasar un crimen impune. Así que se pone en marcha para investigar y se fastidia al no obtener resultados, siquiera encuentra el bar señalado como lugar del crimen, y comienza a creer que realmente ha sido engañado. Pero de manera totalmente fortuita surgen las piezas para armar el puzle. El convicto no ha mentido y entonces hay un caso.