La casa del juez

La maison du juge
Simenon Georges, 1942

-Espiar a un vecino que es un Juez y descubrir que oculta un cadáver no es algo que suceda a menudo.
-Denunciarlo también es una empresa no apta para todos.
-También abordarlo y acusarlo no es tarea para cualquiera por más Comisario que sea de la Policía judicial. Un juez y máxime con chapa de honorable es muy complicado de investigar en cualquier parte del mundo.
-Claro que Jules Maigret tampoco es cualquier Comisario. Es MAIGRET, así con mayúsculas.
-El Comisario, que sospecha casi de inmediato, desplegará su estrategia, basada más en astucia que en técnicas policiales para develar este crimen. Extraña y entretenida novela a la medida de Maigret.