Hanne Wilhelmsen

Hanne Wilhelmsen es subinspectora de homicidios en la jefatura de homicidios en la ciudad de Oslo, Noruega. Es una mujer muy hermosa, de melena morena, ojazos celestes y relativamente alta, treintañera y vive en un cómodo departamento en un buen suburbio de Oslo junto a su pareja desde hace años, Cecilie Vibe, otra hermosa mujer, rubia, apenas mayor que Hanne, médica de profesión.

Hanne es de familia burguesa mas o menos acomodada, sus padres son catedráditos un tanto especiales a los que ninguna gracia les hizo saber que su hija ingresaría en la academia de policía a los 20 años seguramente pensando para ella un futuro acorde a los de sus ancestros, pero no resultó así y Hanne egresó como la mejor de su promoción y es en la actualidad una acreditada investigadora, reconocida por su capacidad investigativa, tenacidad e idoneidad para la profesión que escogió seguir. Le llegan ascensos por su desempeño pero lidia dentro de ella su vocación por el trabajo de calle y de campo y así descuida a veces lo administrativo para realizar lo que realmente le apasiona… investigar. Tiene un buen equipo, pequeño pero muy leal y eficiente aunque a veces no pueden evitar ácidas discusiones terminan contemporizando pues todos saben que trabajan del mismo lado y quieren lo mismo, que se haga justicia, No lidian como en otras jefaturas debido a competencias por ascensos sino sólo de forma en cómo se lleva un caso. Entre ellos puede contarse a Håkon Sand, fiscal adjunto, que en éste país trabajan en la jefatura de policía. Billy T, un experto policía con apariencia de hippie pues durante años trabajó en la oficina antidisturbios. Billy T amedrenta por su porte de corpachón enorme, sus casi dos metros de altura y por llevar en su lóbulo izquierdo una cruz invertida. También forma parte de este grupo Karen Borg, joven abogada de oficio. Entre todos ellos circula camaradería, afecto, un vicio en común, fumar y también algunas otras fantasías. Hanne Wilhelmsen trata de evitar que su vida privada se conozca entre sus compañeros, sobre todo que vive con otra mujer y por ello ha creado un muro en el cual esconde su vida y su relación con Cecilie muy a disgusto de su compañera que reclama mayor protagonismo incluso un hijo.

El hobby de Hanne es conducir la Harley Davidson 1972 color rosa, de su propiedad. Recuerdo de cuando vivió hace años en EEUU además del gusto por Tina Turner y Bruce Springsteen. No sólo conduce su Harley Davidson con maestría, también le realiza su mantenimiento.

Mi Parecer

Hanne Wilhelmsen es un buen personaje. Las historias tienen intriga, acción, algún morbo, críticas al contexto social con señalamientos de deficiencias y miserias que aún en un país tan avanzado como Noruega son también bastante comunes. Es decir,  es buena novela negra. Las historias se leen rápido,  A mi gusto y parecer, quizás es sólo mi apreciación, en la descripción de personajes y situaciones abusa un poco de los blooper y decididamente me disgustan sus contínuos parafraseos en inglés delante de sus camaradas noruegos. Pero son sólo detalles en un mar de delicias que provocan sus lecturas y recalco es sólo mi apreciación. Vale la pena este personaje y sus historias merecen ser leídas.

Serie

  1. La diosa ciega (Blind gudinne, 1993)  

  2. Bienaventurados los sedientos (Salige er de som tørster, 1994)

  3. El hijo único (Demonens død, 1995)

  4. En las fauces del león (Løvens gap, 1997) - con Berit Reiss-Andersen

  5. La broma (Død joker, 1999)

  6. Sin eco (Uten ekko, 2000) - con Berit Reiss-Andersen

  7. Más allá de la verdad (Sannheten bortenfor, 2003) 

  8. Una mañana de mayo (Presidentens valg, 2006) - como personaje secundario

  9. 1222 (1222, 2007)

 

Sinopsis

​ La diosa ciega 

La subinspectora Hanne Wilhelmsen, miembro de la jefatura de Policía de Oslo, se vuelca a diario en su lucha por destapar los ojos de esa diosa ciega que es la justicia. Wilhelmsen es una mujer moderna, competente y aguda, cuya aparente seguridad y distancia en el trato esconden una personalidad tan contradictoria como interesante. Junto a sus compañeros, Håkon Sand, Billy T. y Karen Borg, Wilhelmsen investiga una serie de crímenes en la capital noruega, a la vez lidia con los vaivenes de su vida personal. Y es que en su entorno, no sólo los criminales tienen algo que ocultar.
La diosa ciega pertenece a una serie de Anne Holt que se caracteriza por su minuciosa descripción de los entresijos de la justicia criminal, así como por abordar los pormenores del trabajo cotidiano de una jefatura de Policía. Anne Holt debe su dominio en este ámbito a sus años como asesora legal del cuerpo de Policía noruego.

Bienaventurados los sedientos

En Oslo el verano promete ser largo y caluroso. Las elevadas temperaturas del mes de mayo han sorprendido a los noruegos; entre ellos a Hanne Wilhelmsen, que ha sido enviada a investigar un macabro escenario criminal: una caseta abandonada en los arrabales de Oslo regada, literalmente, de sangre. En una de las paredes destacan ocho dígitos escritos también en sangre. No hay rastro de la víctima. Aunque tampoco es seguro que haya una víctima humana hasta que se verifique la procedencia del fluido.
Una semana más tarde, también un domingo, se reproduce la misma escena sanguinaria, esta vez en un parking. Y de nuevo, los ocho dígitos y ni víctima, ni testigos, ni motivo aparente. A Wilhelmsen le inquieta el tema, pero no tiene a qué agarrarse. Además, hay otro caso que ocupa su agenda estos días: una violación. Curiosamente, esta ha coincido en un domingo en el que no se han repetido los desagradables episodios anteriores. Pero Hanne no es la única interesada en el caso, el padre de la chica violada está dispuesto a todo para dar con el culpable.

El hijo único

Olav, un adolescente con sobrepeso y una historia complicada, es el chico nuevo en Vårsol, un orfanato de las afueras de Oslo. La estricta directora de la institución, Anges Vestavik, ha visto llegar al centro a muchos menores enfadados con el mundo, pero solo en los ojos de Olav le parece reconocer el puro odio.
Poco después Vestavik aparece muerta en su despacho, apuñalada por la espalda con un cuchillo de cocina y Olav ha desaparecido sin dejar rastro. ¿Es el niño un asesino? ¿Por qué está Olav en la institución si su madre vive en Oslo?
Hanne Wilhelmsen es la inspectora responsable del caso. A pesar de su impresionante capacidad deductiva, Hanne no es muy buena con las personas. Lo que es un problema cuando de ti depende un equipo de investigadores y el caso llega a las portadas de los periódicos noruegos. Mientras una partida de la policía trabaja a contrarreloj para encontrar a Olav, el resto del equipo policial, encabezado por Billy se encargará de investigar a los miembros del personal y a los atemorizados internos del orfanato.

En las fauces del león

La primera ministra noruega ha sido asesinada. Tras apenas seis meses de mandato, su cadáver aparece en el despacho oficial con un tiro en la cabeza. ¿Se trata de un asesinato político o de una venganza personal? Así da comienzo la investigación de un caso que una vez más recae en la inteligente Hanne Wilhelmsen.
El asesinato ha conmovido a la sociedad noruega hasta la médula: nunca antes la violencia había hecho acto de presencia con tal intensidad en el país. Hanne debe manejar prudentemente la información: los ciudadanos deben estar debidamente informados y a la vez debe protegerse la privacidad de la víctima; por todo ello, el caso se convierte en el trabajo más delicado de su carrera. Además, el rastreo del asesino es complicado: se persiguen neonazis, rivales políticos y personas implicadas en escándalos de hace más de treinta años.

 

La broma

Hanne Wilhelmsen nació en 1960. O una fecha cercana. Resulta bastante difícil saber algo con certeza acerca de la discapacitada de mediana edad que vive ahora en la lujosa zona oeste de Oslo, en un exilio interior autoimpuesto.
Cuando el lector conoció a Hanne Wilhelmsen, a principios de los años noventa, era una atractiva mujer de treinta y tantos que, a pesar de sus reticencias, gozaba de cierta popularidad entre sus colegas. Sus notables habilidades deductivas y su intuición, así como su elegante capacidad para forzar al máximo las normas y reglas sin infringirlas, hicieron de ella la mujer policía más respetada y admirada del cuerpo de policía de Oslo.
La investigadora huye de la ciudad. Escapa de la pena y el dolor, y se ve obligada a enfrentarse a la persona solitaria que es en realidad. Viaja a Italia, donde se aloja en un monasterio de ambiente espartano y contemplativo donde permanece varios meses. Nadie en Noruega conoce su paradero ni tiene noticias suyas.
Esta es la historia crucial de Hanne Wilhelmsen, en la que se despliega una conspiración espectacular. Todo comienza con un brutal asesinato en la residencia de un importante abogado. Wilhelmsen se involucra en la investigación, que la llevará a un siniestro círculo pedófilo. Al mismo tiempo, su vida personal se verá salvajemente alterada cuando su compañera de toda la vida, Cecilie, afronte la muerte…

Sin eco

A su regreso a Oslo tras pasar un tiempo de retiro en el monasterio de Verona, Hanne Wilhelmsen se encuentra con que sus viejos amigos la rechazan y los jefes del cuerpo policial la relegan a realizar tareas administrativas. Pero un crimen difícil de resolver la llevará de nuevo al trabajo a pie de calle.
El cadáver del famoso chef Brede Ziegler, un tipo que parecía amigo de todo el mundo, pero que en realidad contaba con muchos enemigos, aparece apuñalado en el patio trasero de los cuarteles centrales de la policía. El homicidio se convierte en un caso tremendamente difícil, y la inspectora Wilhelmsen asume la investigación. Sus pesquisas la llevarán hasta Harrymarry, una prostituta de mediana edad, perdida y sin hogar, que se convertirá en un testigo clave del caso.

Más allá de la verdad

Poco antes de Navidad, un grotesco asesinato múltiple en uno de los barrios más acomodados de Oslo tiene a la opinión pública en vilo. ¿Ha sido una tragedia familiar? La inspectora Hanne Wilhelmsen no lo cree. Hay demasiados cabos sueltos. ¿Quién es la cuarta víctima? ¿Y qué hacía con los Stahlberg, la famosa estirpe de armadores?

Las luchas de poder en el seno de la familia Stahlberg y el extraño comportamiento del nuevo presidente de la empresa naviera tampoco le facilitan precisamente la búsqueda del asesino a Hanne. Y aún más complicada es su relación con sus viejos colegas, sobre todo con su compañero de investigaciones, Billy T. Tanto más cuando ella insiste en que quizá la clave de todo esté en otro asesinato múltiple cometido tiempo atrás.

Una mañana de mayo

Durante una visita oficial a Noruega, la presidenta de los EEUU es secuestrada. Warren Scifford, del FBI, requerirá la ayuda del superintendente de la policía noruega, Yngvar Stubo, para rastrear cualquier vestigio y peinar centímetro a centímetro el así con el fin de dar con la mandataria. Dada la magnitud del caso, el secuestro despierta gran preocupación en todo el mundo y provoca un sinfín de especulaciones. ¿Podría estar el caso relacionado con los atentados del 11 de septiembre? ¿Existe algún secreto en la vida pasada de la presidenta que la haga vulnerable? Inger Johanne Vik, quier fuera profiler del FBI, se ve inolucrada en la investigación. La relación entre ella y Stubo no pasa por su mejor momento y la aparicicón de Scifford, con quien mantuvo una relación en el pasado, no hace sino agravar la situación.

1222

A 1222 metros sobre el nivel del mar, los doscientos viajeros de un tren atrapado en la nieve se preparan para pasar la noche en un vetusto hotel de montaña mientras se cierne sobre ellos la peor tormenta de nieve de la historia de Noruega. Tienen comida de sobra para un par de días y refugio contra la tormenta, creen que están a salvo… hasta que uno de ellos aparece muerto.
Paralizada en una silla de ruedas, la inspectora de policía jubilada Hanne Wilhelmsen no quiere involucrarse, pero se verá obligada cuando aparece otro cuerpo y se desata el pánico entre los pasajeros.
Unos guardias armados custodian la última planta del hotel, por lo que crecen los rumores sobre lo que el tren transportaba. Atrapados como están, Hanne sabe que tiene que actuar antes de que el asesino vuelva a matar.

 

 
 
 
 
Google maps de las historias de la Subinspectora Hanne Wilhelmsen
 
Kjersti Elvik, Hanne Wilhelmsen
Lasse Kolrud, Hakon Sand, Håkon Sand
Anne Ryg, Karen Borg
		Bjorn Sundquist, Bjørn Sundquist, Billy T
Andrine Sæther, Cecilie Vibe
Kjersti Elvik, Hanne Wilhelmsen
 

Libros disponibles de este personaje

La diosa ciega | Anne Holt | Un mundo de novela
Bienaventurados los sedientos | Anne Holt | Un mundo de novela
El hijo unico | Anne Holt | Un mundo de novela
En las fauces del leon | Anne Holt | Un mundo de novela
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon