Kenzie & Gennaro

Me he permitido copiar esta hermosa biografía de estos grandes personajes. Es excelente y personalizada.

 

De Juan Carlos Galindo, en su blog del diario El País, España , 24/05/2013 

 

- "Pero si amo a Lehane por encima de cualquier otra cosa es por su serie de novelas protagonizadas por Patrick Kenzie y Angela Gennaro. Aquí doy mis razones para adorar a estos dos detectives de Boston, born and raised. Una cosa: sé que me dejo aspectos esenciales y no bajo más al detalle para no reventar a nadie las tramas de las novelas. Lehane, si tiene un fallo, es que cuenta demasiado de otras obras anteriores. Aprovecho para aconsejar que se lean en orden, están todas editadas en RBA.

1.- Se conocen desde prescolar y aún así se aguantan. Hay pocas relaciones como esta en la novela negra, en la vida. Han perdido la virginidad y otras cosas, la inocencia, por ejemplo, juntos. Se quieren y se necesitan, aunque su relación pase por etapas muy distintas a lo largo de las seis novelas escritas por Lehane.

2.- Están unidos por el dolor. Angie es maltratada durante 12 años por Phil, su marido y el mejor amigo de Patrick durante la infancia. Un tipo arrebatador que cuenta con el beneplácito de mujeres y compañeros en la sociedad. Una mierda, un maltratador borracho de puertas adentro. Patrick recibe palizas de su padre durante los primeros doce años de su vida. Lleva una marca en la tripa de una plancha ardiendo con la que le torturó. Su padre, bombero y héroe local, llena la vida del detective de dolor y sufrimiento incluso después de muerto.

3.- Están unidos por la violencia y la muerte. Lehane no escatima en esfuerzos para mostrar el mundo criminal de Boston como siempre ha sido: violento y sucio. En ese contexto, Kenzie y Gennaro recurren a la violencia si es necesario, hasta sus últimas consecuencias. Las secuelas físicas y psíquicas se dejan ver de una novela a otra. Como toda buena novela del género, la carga moral de los actos de los protagonistas les deja cerca de la destrucción.

4.- Son honrados y leales en un mundo absolutamente corrupto. Cuando en «Lo que es sagrado» (RBA, traducción de Ramón España) el millonario Trever Stone les contrata para buscar a su hija se produce este diálogo:

- ¿Por qué nosotros? (pregunta Kenzie)

- He hecho mis averiguaciones y todo el mundo me ha dicho que poseen dos cualidades que yo necesito

- ¿A saber?- preguntó Angie

- Son honrados.

- Hasta cierto punto...

- Todo lo honrados que se puede ser en un mundo corrupto, ya lo sé señor Kenzie. Pero lo son con la gente que se gana su confianza, que es a lo que yo aspiro. (...)

- Señor Stone, ha hablado de dos cualidades nuestras que andaba buscando.

- Sí.

- Una era la honradez. ¿Y la otra?

- Me dijeron que eran implacables- dijo mientras entraba en su estudio- . Absolutamente implacables.

5.- Se les da bien irritar a la gente. Y, muchas veces, a gente que no debería preocuparse con algo tan "débil y precario" como ellos. Mafiosos que aspiran a controlar Boston o políticos que lo controlan de siempre (Un trago antes de la guerra); psicópatas muy siniestros (Plegarias en la noche); millonarios al borde de la muerte (Lo que es sagrado); violadores y perturbados; la práctica totalidad del cuerpo de polícia de Boston... la lista es larga.

6.- Son excéntricos y entrañables. Algunos ejemplos.Tienen la oficina en un campanario de la iglesia de San Bartolomé. Patrick adora los coches, en especial su Porsche reconstruido a mano, pero es capaz en otro momento de su vida de conducir un Crown Victoria de aspecto lamentable o una camioneta que se cae a trozos. Odia que le llamen Pat. Angela es nieta de un importante mafioso al que cocina piccatta de pollo cuando va a visitar a pesar de que es una pésima cocinera. Sólo usa el nombre de su abuelo cuando ha de amedrentar a gente de la misma calaña.

7.- Aman Boston como nada en el mundo. Lo conocen, lo patean, lo sufren, lo adoran. Boston, y el barrio de Dochester en especial, es el hogar de Lehane y hay pocos escritores más identificados con su entorno. Y a pesar de Kenzie y Gennaro nos enseña la miseria que esconde esa magnífica ciudad.

8.- Bubba Rugowski. Se trata de un hombre con un aspecto de "niño de dos años con problemas mentales", cuerpo de gigante y cerebro especializado en sus pasiones: hacer saltar cosas por los aires y vivir según sus reglas y cerca del peligro. Este exmarine de origen polaco, traficante de armas, falsificador, asesino implacable y criminal reconocido es uno de los mejores amigos de nuestra pareja de detectives y también, sin duda, uno de los mejores personajes de la novela negra actual. Ellos saben que mata, pero también que su lealtad es inquebrantable y que nunca atacaría a un ser débil o indefenso. Les acompaña, les ayuda, les hace mejores. A ellos y a las novelas.

No es una virtud propia de las novelas de Kenzie y Gennaro, pero Lehane no hizo una excepción con la pareja a la hora de llevarla al cine. Si Mystic River o Shutter Island son grandes películas, no lo es menos la excelente adaptación que Ben Affleck rodó de Desapareció una noche con Casey Affleck, Morgan Freeman, Michelle Monaghan y Ed Harris. "

Serie

Sinopsis

Un trago antes de la guerra

 

Patrick Kenzie y Angela Gennaro reciben un encargo muy bien pagado, demasiado para un trabajo tan insignificante: encontrar a una limpiadora negra que se ha llevado «documentos importantes» de despachos oficiales del Estado de Massachusetts. El rastro de Jenna Angeline, sin embargo, se pierde entre bandas callejeras y la certeza de que no se trata de un simple robo. Pero en Boston perseguir la verdad es un mal negocio. Más aún si te persiguen, a la vez, políticos desesperados, policías corruptos, pandillas criminales y un pasado cruel. Así que Patrick y Angela no tendrán más remedio que aferrarse el uno al otro y protegerse las espaldas, porque en algunas calles de Boston la esperanza de sobrevivir caduca cada diez minutos.

 

Abrázame, oscuridad

 

Cuando los detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro aceptan proteger al hijo de una eminente psiquiatra de las posibles represalias de la mafia irlandesa, aparece crucificado el cadáver de una mujer. Recordando un caso similar ocurrido en el mismo barrio obrero de Dorchester, en Boston, Kenzie acude a un policía retirado que estuvo relacionado con la investigación. De aquel brutal crimen y de otros similares fue acusado un asesino en serie, que lleva desde entonces, veinte años, en la cárcel. ¿Acaso puede seguir matando?

Mientras intentan averiguar qué ser humano es capaz de mutilar, torturar y desmembrar tan cruelmente a un semejante, Kenzie y Gennaro descubren que las muertes están inquietantemente relacionadas con su propio pasado. Los acontecimientos se suceden cada vez más sangrientos, más aterradores, y los detectives trabajan contra reloj para capturar al asesino y no ser, como todo apunta, las siguientes víctimas.

 

Lo que es sagrado

 

El multimillonario Trevor Stone, antes de morir, contrata los servicios de los experimentados detectives Patrick Kenzie y Angela Gennaro para que averigüen el paradero de su hija Desirée, que lleva tres semanas desaparecida, así como la desaparición del primer detective que el multimillonario contrató para localizarla, Jay Becker, mentor de Patrick.

Acostumbrados a sobrevivir en las sórdidas calles de Boston, los detectives viajan hasta los embriagadores atardeceres de Florida siguiendo una pista poco fiable, que les conducirá a una tierra corrupta y abonada de mentiras. Avanzar en la investigación es penetrar en un territorio donde nada es sagrado. No hay espacio para el error: confiar en la persona equivocada o dar un paso en falso significa la muerte.

Considerada una de las voces más potentes del suspense, Dennis Lehane nos presenta un thriller absorbente y vertiginoso, una historia dura e intensa donde nada ni nadie es lo que parece.

 

Desapareció una noche

 

A pesar de la amplia cobertura periodística y de una minuciosa investigación policial, nadie ha logrado dar con Amanda, una pequeña de cuatro años aparentemente secuestrada en Boston. Ciertos detalles del caso resultan un tanto ominosos: la indiferencia de la madre, las adicciones de sus amigos, y la enorme preocupación que en cambio demuestran los tíos de Amanda. Los días pasan y empieza a parecer que la pequeña nunca hubiese existido. Pero ante la política de «desinformación» del departamento de policía y el interés más bien mezquino de los medios sensacionalistas, que se ceban en la desaparición de un segundo niño, Kenzie y Gennaro, investigadores privados, deciden llevar el caso hasta sus últimas consecuencias.

La obra de Dennis Lehane ha sido llevada al cine en varias ocasiones; Clint Eastwood adaptó Mystic River, Martin Scorsese, Shutter Island, y Ben Affleck debutó como director magistralmente con Adiós, pequeña adiós, adaptación de Desapareció una noche. Lehane es también guionista de la aclamada serie The Wire.

 

Plegarias en la noche

 

Cuando Patrick conoció a Karen Nichols le llamó la atención que se tratara del tipo de persona que suele planchar los calcetines, es decir, una persona desde todo punto de vista impecable, que desconoce la tragedia. Sin embargo, seis meses más tarde Karen se suicida al saltar desde uno de los monumentos más apreciados de Boston. Patrick se pregunta qué pudo impulsar a una persona como Karen a tan drástica y trágica decisión, y lo que empieza siendo simple curiosidad pronto se convierte en una obsesión… Su confusión aumenta cuando descubre que durante los últimos meses de la vida de Karen su prometido muere en un accidente, ella pierde su trabajo, su piso y finalmente la cabeza, y lo que parecía al principio pura coincidencia acaba por ser una historia terrible.

Con la ayuda de su antigua compañera y amante, Angela Gennaro, y de su totalmente desequilibrado amigo, Bubba Rogowski, Patrick empieza a tomar parte en un peligroso juego de persecución de un hombre que, en lugar de matar a sus víctimas prefiere hacerles desear estar muertas. A lo largo de las últimas semanas de un verano bochornoso, Patrick, Angie y Bubba libran una batalla psicológica con este psicópata depravado y fantástico; batalla que les hará enfrentarse a los secretos más sórdidos de una familia adinerada, a un mafioso brutal, a una camarilla de secuestradores pervertidos y a un peligroso encuentro en la brumosa oscuridad de una ciénaga.

 

La última causa perdida

 

Han pasado doce años desde que Amanda McCready desapareció de su casa de Boston. Ahora, en plena adolescencia, la controvertida Amanda parece haber recuperado su vida, pero vuelve a esfumarse de repente y sin dejar huella. Los investigadores Patrick Kenzie y Angela Gennaro, ahora padres de familia, deberán revivir sensaciones e intuiciones del pasado para dar nuevamente con el paradero de la joven. ¿Será posible que la vuelvan a encontrar, aun cuando parece que Amanda está inexplicablemente conectada con un mundo de crimen organizado y turbios negocios al margen de la ley?

Apasionante secuela de uno de los éxitos editoriales más aclamados de Dennis Lehane, Desapareció una noche, que conmovió a millones de lectores en su momento. Una década después, en este nuevo ejercicio de maestría literaria, Lehane recupera no solo los personajes y lugares de la historia original, sino también la claustrofóbica intriga narrativa que cautivó a la crítica del mundo entero. Una novela de suspense imposible de olvidar.

 
 
 
 
Los sitios de Harry Bosch | Un mundo de novela
 
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
Kenzie & Gennaro | Boston | Un Mundo de Novela
 

Libros disponibles de este personaje

Un trago antes de la guerra | Dennis Lehane | Un mundo de novela
Abrázame oscuridad | Dennis Lehane | Un mundo de novela
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon