Lawrence Sanders

No tiene Sitio oficial 

Un gigante en el género. Creador de diversos personajes y distintas series policiales, sobresalió al punto de recibir en 1971 cuando tenía 51 años el Premio Edgar de los Mystery Writers of America (Escritores de Misterio de América).

 

Había nacido un 15 de marzo de 1920 en Brooklyn, Nueva York, educado en el medio oeste estadounidense, en Indiana, en la escuela pública y luego en el Wabash College, donde obtuvo hacia 1940 una Licenciatura en periodismo con especialidad en el arte. Al regresar a Nueva York se emplea en Macy's Department Store hasta 1943, abandonando el empleo para enrolarse en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos hasta 1946. Dado de alta en la fuerza resulta al poco tiempo un hombre muy atareado pues además de editor de varias revistas también es escritor de diversos cuentos algunos publicados en la revista Swank entre los años 1968-1969.

Finalmente cumple su deseo de crear y publicar su primera novela y también uno de sus personajes emblemáticos… Edward X. Delaney, un policía cabal, duro y profesional metido de lleno en el crímen dentro de la ciudad de Nueva York. Hablamos de “Las cintas de Anderson”( The Anderson Tapes, 1970) galardonado con el mencionado premio Edgar.

Si bien Las cintas de Anderson son su primera novela publicada oficialmente dos años antes (1968) había suscripto un acuerdo con Bill Berger associates inc. cediéndole los derechos de la novela de crimen e intriga “Introducción al asesinato” que fue publicada ese mismo año. La obra consta de varios capítulos basados en el trabajo del investigador de seguros Wolf Lannihan.

Este rotundo éxito obtenido por Las cintas de Anderson le dio suficiente empuje para abandonar otras tareas que venía realizando y dedicarse de lleno a escribir. Su carrera había ascendido notoriamente en el reconocimiento del público y Sanders respondió con una prolífica saga de personajes, historias y libros de gran categoría dentro del género investigativo, policial y thriller del crimen, político y militar.

Ya mencionamos a Edward X. Delaney, un exponente de la más cruda y dura novela negra, policía de la ciudad de Nueva York en actividad al principio y luego jubilado pero requerido para esclarecer crímenes complicados. Su personaje pertenece a la serie de “Pecados mortales”. Su personaje encarnando al Comisario Delaney también es vocero de las turbulentas pasiones, dudas existenciales y un grito desgarrador acerca del sentido de la humanidad, del bien y del mal, incluso de Dios mismo, seguramente anidadas en el Autor y quizás en nosotros mismos.

Seguimos con Archy McNally, un dandy hijo de prestigioso y acartonado abogado de Florida  dedicado a las investigaciones discretas del estudio de su padre que no tienen que ver con cuestiones policiales sino más bien sociales y de familia que invariablemente terminan en la comisaría y alimentando la serie de novela negra de este autor.

Timothy Cone, ex Vietnam, dedicado a investigaciones bursátiles en la ciudad de Nueva York y que obviamente desembocan en delitos, algunos muy graves y tortuosos introduciéndonos de lleno en la negrura de la novela policial en dos libros que llevan su nombre.

Peter Tangent es un espía industrial de una poderosa corporación petrolera británica a punto de realizar multimillonarios negocios con una surgente república africana y nuestro personaje se ve metido de lleno en la revolución en un impresionante thriller político militar en la serie de dos libros “Napoleón negro” y “César negro”.

Éstos son los personajes recurrentes que tienen más de un libro dedicados a sus historias. Pero hay muchos más que aparecen y desaparecen en tan sólo un libro pero tienen tanta fuerza, dimensión, calidad narrativa que seguramente luego de ser leídos difícilmente serán olvidados.

Su estilo irónico, a veces humorístico pero tremendamente efectivo al describir el andar tanto del delincuente como del investigador o de su personaje central en los thriller políticos y militares convierten a sus obras en amenas piezas de lectura y en mi caso de relectura de muchas de ellas.

En su abundante bibliografía encontramos diferentes metodologías delictivas que van desde criminales por dinero, ideologías políticas, militares a asesinos seriales descriptos con crudeza sin extremos, quizás como informes policiales reales. Pero la peculiaridad de Sanders es diseccionar tanto al delincuente como al personaje. Es la mano y pericia de un forense examinando las vísceras de un cadáver, separando intestinos, cerebro, corazón y dejando que los mismos le cuenten sus falencias. Sanders lo logra con las emociones, sentimientos y pensamientos recónditos. Intenta llegar al porqué de cada uno sea lógico o ilógico, convencional o absurdo... a la desnudez total que sólo conoce el sujeto de sí mismo, o quizás ni siquiera él. Esta característica sobresale en el primer tomo de la Serie «Pecados». Otra peculiaridad es incluir personajes incestuosos en muchas de sus obras, a veces liberado a la imaginación del lector y otras de manera explícita como en su libro «Placeres culpables».

Ya en los últimos años de su carrera había incorporado a Vicente Lardo como colaborador suscitándose luego de la muerte de Sanders una controversia hacia los derechos de su personaje Archy McNally en algunos libros presentados póstumamente llegando ésta hasta hoy pues se sigue discutiendo si pertenecen a Sanders o a Vicente Lardo aunque éste los etiquetó como suyos.

Lawrence Sanders murió en Pompano Beach, Florida el 7 de febrero de 1998.

 

Las sinopsis de los libros cuyos personajes tienen su propia página en este sitio se encuentran en las mismas.

Sus obras

 

Serie PECADOS  MORTALES                                                                                                           Personaje

 

El primer pecado mortal, (The First Deadly Sin, 1973)                                         Cap Edward X Delaney

El segundo pecado mortal, (The second deadly sin, 1977)                                 Cap Edward X Delaney

El tercer pecado mortal, (The third deadly sin, 1981)                                            Cap Edward X Delaney

El cuarto pecado mortal, (The fourth deadly sin, 1985)                                        Cap Edward X Delaney

 

Serie MANDAMIENTOS

 

El sexto mandamiento, (The Six Commandment, 1978)                                       Investigador Samuel Todd

El séptimo mandamiento, (The Seventh Commandment, 1991)                          Insp.Seguros Dora Conti

El octavo mansamiento, (The eighth Commandment, 1986)                               Mary Lou Bateson "Dunk"

El décimo mandamiento, (The tenth Commandment, 1980)                               Joshua Bigg

 

Serie  Timothy Cone

 

Los archivos de Timothy, (The Timothy files, 1987)                                             Timothy Cone

Los ardides de Timothy, (Timothy's game, 1988)                                                 Timothy Cone

 

Serie Archy McNally

 

El secreto de McNally, (McNally's Secret, 1991)                                                     Archy McNally

La suerte de McNally, (McNally's luck, 1992)                                                          Archy McNally

McNally en peligro, (McNally's risk, 1993)                                                               Archy McNally

La treta de McNally, (McNally's Caper, 1994)                                                          Archy McNally

El desafío,  (McNally's trial, 1995)                                                                             Archy McNally

Un asunto complicado, (McNally's puzzle, 1996)                                                    Archy McNally

La Apuesta,  (McNally's gamble, 1997)                                                                     Archy McNally

Serie Peter Tangent

Napoleón Negro, (The Tangent objetive, 1976)                                                      Peter Tangent

César Negro, (The Tangent factor, 1976)                                                                 Peter Tangent

 

OTRAS OBRAS

 

Introducción al asesinato, (Tales of the Wolf, 1968)                                             Wolf Lannihan

Los "Tapes" de Anderson, (The Anderson tapes, 1970)                                      John Anderson

Canciones de amor, (Love songs, 1972)                                                                Bobbie Vander

Legajo para el futuro, (The tomorrow file, 1975)                                                   Nicholas Flair

Muerte de un actor, (The Marlow chronicles,1977)                                               Marlow

El Gigolo, (The seduction of Peter S. 1983)                                                            Peter Scuro

La Pasión de Molly, (The passion of Molly T. 1984)                                               Molly Turner

La seducción de Harry Dancer, (The loves ofHarry Dancer, 1985)                      Harry Dancer

El soñador, (The dream lover, 1986)                                                                       Eli Hebrón

Placeres culpables, (Guilty pleasures, 1988)                                                          Familia Folsby

Crímenes capitales, (Capital crimes, 1989)                                                            Hno Kristos

Dones robados, (Stolen blessings, 1990)                                                              Tnte. McBrady

El chantaje de Sullivan, (Sullivans's sting, 1990)                                                    Rita Sullivan

Placeres privados, (Private Pleasures, 1993)

 

 

Serie McNally supuestamente escritas por Vicente Lardo (No traducidas al español)

 

El dilema de McNally (McNally's Dilemma, 1999)

La locura de McNally (McNally's Folly, 2000)

La oportunidad de McNally (McNally's Chance, 2001)

La coartada de McNally (McNally's Alibi, 2002)

El atrevimiento de McNally (McNally's Dare, 2003)

El farol de McNally (McNally's Bluff, 2004)

 

 

Las obras de Sanders también se vieron reflejadas en el cine.

Luego del rotundo éxito logrado por “Las cintas de Anderson” en 1970, al siguiente año estaba filmándose bajo la dirección de Sidney Lumet y Sean Connery como actor principal. Si bien en inglés mantuvo el nombre original del libro The Anderson Tapes, en algunos países de habla española se ofreció con el nombre “Supergolpe en Manhattan”.

La crítica que he leído sobre la película versa sobre todo en la dirección a la que le dejan sólo 5 o 6 puntos sobre diez. Al respecto del guión y su semejanza al libro nada puedo decir puesto que no he visto el film.

 

 

En 1980  el director Brian G. Hutton filma El primer pecado mortal (The First Deadly Sin ) con notables actores de esa época.

Sus principales personajes fueron nada menos que Frank Sinatra y Faye Dunaway.

La película no tuvo gran repercusión y honestamente después de verla fue para mí una decepción. No me refiero a la parte actoral u artística sino al guión. Bueno... sobre gustos nada escrito, no?

SINOPSIS

El sexto mandamiento

Un eminente investigador médico pide a una importante fundación norteamericana una ayuda de un millón de dólares para continuar los estudios que en su laboratorio se realizan sobre el desgaste de las células humanas. En cierta manera una búsqueda de las causas finales de la vejez y de la muerte.
La fundación, interesada por el tema, manda allí a un investigador privado para que dé su opinión sobre el doctor y sobre el estado actual de los estudios. Con la llegada del investigador al pequeño pueblo, donde el doctor tiene su clínica y su laboratorio, empieza a salir a flote una amplia red de intereses creados, con la que los habitantes del pueblo, desde el banquero a la directora del periódico local, quieren envolver al visitante, para que dé una opinión favorable y la ayuda sea concedida. Sin embargo, desde el principio hay algo que no encaja. Y poco a poco, con paciencia y con riesgos, Sam Todd, irá desmontando la farsa y descubrirá que el principal culpable de todas las falsedades y mentiras es el propio doctor. A partir de ahí y hasta su aterrador final los personajes de la novela y los lectores de la misma vivirán una pesadilla implacable y dramática. Las rivalidades entre la mujer del doctor, una mujer hermosa y ninfomaníaca, y su hijastra, fea y puritana, las coacciones de la policía, una vejada por la mujer del doctor e indirectamente por él mismo, los extraños científicos y sus siniestras pruebas en los laboratorios, etc., etc., hacen de esta novela un libro tan terrible como inolvidable.

El séptimo mandamiento

Dora Conti perito de una compañía aseguradora recibe el encargo de investigar la muerte de Lewis Starret, el anciano propietario de una cadena de joyerias. La vida de Dora transcurre apaciblemente dividida entre sus tareas de ama de casa y sus viajes por el pais para descubrir posibles fraudes en los cobros de seguros. El caso del joyero sin embargo envolverá a la protagonista en un juego de intereses y de corrupción durante el cual se cometerán varios homicidios y se develará el pasado oculto de los implicados y las conflictivas relaciones que vinculan a los ricos y frívolos miembros de la familia.

El octavo mandamiento

Dunk, una chica de Iowa que vive y trabaja en Nueva York, lleva una existencia común y corriente como tasadora de monedas antiguas en la renombrada Grandby & Sons. Sin embargo, la fatalidad determina que su destino se cruce con el de Archibald Havistock, poderoso multimillonario neoyorquino que ha decidido vender su fabulosa colección numismática a través de la empresa en que trabaja Dunk. Encargada de tasar y trasladar las valiosas monedas, cuando la pieza Demaretion desaparece las sospechas recaen sobre ella... pero Dunk está dispuesta a investigar el caso por sí misma para salvar su nombre y reputación. Junto a Al Giorgio -detective encargado de conducir el asunto oficialmente- y a Jack Smack -investigador del seguro- conforman un trío de investigadores que, descritos en sus andanzas con una buena dosis de humor y simpatía, no se detendrán ante nada hasta descubrir la verdad. Y el horrible asesinato de Van Winckle, secretario del señor Havistock, y su amiga Dolly, encaminan ya de un principio las indagaciones hacia el seno de la familia Havistock... A partir de aquí, la fachada de respetabilidad de los Havistock va dejando paso a hechos y acontecimientos más tenebrosos: una mórbida historia de crímenes, pasiones enfermizas y relaciones siniestras que desvelará al lector el lado oculto de las vidas de los poderosos, signadas por la ambición, el sexo y la depravación.

El décimo mandamiento

El décimo mandamiento continúa la serie de grandes éxitos del autor, que integran El primer pecado mortal, El segundo pecado mortal y el sexto mandamiento. Es una historia de crimen y suspenso, narrada con gran sentido del humor.
Joshua Bigg, diminuto hombrecito, casi enano, ambicionaba ser abogado pero no pudo serlo. Bigg ha conseguido adaptarse a su estatura en muchos otros aspectos, pero las bromas son crueles y la vida en un mundo de gigantes le resulta un constante desafío. Con tesón y astucia, sin embargo, logra escalar posiciones como investigador privado en un prestigioso bufete de abogados neoyorkinos.
En el curso de dos trabajos de rutina, uno sobre una presunta desaparición, otro sobre un suicidio, realiza un sensacional descubrimiento, que lo compromete y lo pone en el camino del éxito. El pequeño antihéroe deberá valerse de su gran habilidad y simpatía para aclarar el doble caso.
Desde su publicación, El décimo mandamiento permanece en la lista de los libros más vendidos del New York Times y de la revista Time, en Nueva York. Ha sido traducido a numerosos idiomas. Es, sin duda, un gran best seller mundial.

Introducción al asesinato

Lawrence Sanders ha cometido todos los pecados y ha violado todos los mandamientos. De esta manera, logró seducir a 25 millones de lectores. Wolf Lannihan, el protagonista de este nuevo libro de Sanders, es un antihéroe que siempre consigue lo que quiere, resolver un caso insoluble, o hacer el amor con una mujer increíble. Es un personaje comparable, pero distinto, del astuto y tenaz detective Delaney.

Los «Tapes» de Anderson

El siguiente relato de un crimen cometido en la ciudad de Nueva York durante la noche del 31 de Agosto y las primeras horas de la mañana del 1º de Setiembre de 1968 fue compilado a partir de diversas fuentes, entre las que se cuentan:

—Informes de testigos oculares que fueron dictados al autor e informes de testigos oculares obtenidos de fuentes oficiales, grabados en cinta fonomagnética y transcritos.

—Registros de tribunales, instituciones penales y oficinas de investigaciones.

—Grabaciones en cinta fonomagnética y transcripciones obtenidas mediante diversos recursos de vigilancia electrónica, por organismos de prevención y detención del crimen pertenecientes a la ciudad de Nueva York, al estado de Nueva York, al gobierno de los Estados Unidos, y por oficinas de investigaciones privadas.

—Correspondencia personal, expresiones orales y documentos privados de los individuos implicados que estuvieron a disposición del autor.

—Informes de los diarios.

—Informes y testimonios oficiales que pertenecen al registro público e incluyen declaraciones hasta en el lecho de muerte.

—Las experiencias personales del autor.

Seria excesivo nombrar personalmente a todos los funcionarios y particulares que ofrecieron su valiosa ayuda al autor. Sin embargo, estoy especialmente agradecido a Louis L. Girardi, director del Post-Ledger de Newark, quién me concedió licencia de mi puesto de reportero policial en ese diario conel fin de que pudiera investigar y escribir la historia completa de este crimen, como parte de una investigación que se está llevando a cabo, referente a los usos y abusos del equipo de vigilancia electrónica por parte de organismos públicos y privados.

Lawrence Sanders

Canciones de amor 

«El amor... ¿Quieren decirme que diablos es eso? Una palabra de cuatro letras. No me vengan con amor. Lo que yo canto es mi vida...»

...Es Bobbie Vander quien dice estas palabras, surgidas desde el centro mismo de su frenesí ingobernable. Pero la voz de Bobbie Vander está hecha para cantar todas las formas del amor, así como su cuerpo está hecho para inspirarlo. Conocer a Bobbie es desearla. Pero lo que Bobbie exige aún no ha podido dárselo ningún hombre, ninguna mujer.
«Canciones de amor» es la historia inolvidable de una mujer atormentada e irresistible, atrapada por la telaraña de su pasión y su perversidad. Pocas novelas se han atrevido como esta a revelar tan despiadadamente el rostro desnudo del deseo y corazón oculto del amor. El terrible erotismo que estrmece las páginas de «Canciones de amor» sirve además para otro propósito que el de exhibir la psicología de una mujer desgarrada por la insatisfacción: ofrece un admirable retrato de una sociedad entrampada en la lucha por deseos opuestos: los tabúes sociales y el desentendimiento de quienes intentan liberarse de ellos.

 

 

Legajo para el futuro

 

En el para entonces futuro año 1998 el gobierno norteamericano es una enorme burocracia donde el individuo es propiedad del Estado y los políticos usan la ciencia para solucionar el descontrol social. La vida diaria es un laberinto de computadoras, cassettes, accesorios mecánicos, variantes genéticas, comidas y drogas sintéticas. Nicholas Flair trabaja con su equipo en la investigación de la píldora del Supremo Placer, la primera "droga política" del mundo.En una sociedad dividida en clases genéticas con un lenguaje propio y una forma distinta de entender el amor; la eterna lucha por el poder se resuelve con una nueva cultura, un mundo nuevo, original y reconocible al mismo tiempo.

 

Muerte de un actor

 

Toby Marlow sabe que sólo le quedan algunos meses de vida. Pero no tiene tiempo para las lágrimas ni para lamentarse de sí mismo. Por el contrario, sabe que es la gran oportunidad para representar el papel más importante de su carrera de actor. Ha decidido despedirse con estilo. Pero antes de saludar al público por última vez, quiere ordenar de algún modo la vida de su familia. Pero David, su hijo, que es también actor, no acepta las teorías de su padre. No quiere representar, sino ser él mismo, en cada uno de sus personajes. 
Con un diálogo agudo y chispeante, Lawrence Sanders, celebrado autor de El primer pecado mortal, crea una serie de personajes inolvidables, profundamente humanos, y pinta con talento el mundo del teatro. Un libro diferente, hecho de dolor, ironía, humor y ternura.

El Gigolo

Peter Scuro es un actor desocupado que ha perdido la esperanza de alcanzar algún día la gloria con que había soñado. Es joven, apuesto, atractivo, pero nada más. Un encuentro inesperado con una mujer madura cambia su destino. El gigolo organiza un elegante club de colegas que ofrecen sus servicios en un refinado ambiente de lujo y corrupción. Pero el éxito del club no puede escapar al dominio de la mafia. 
Voluptuosidad, amor y crimen forman un cocktail fuerte, lleno de suspenso.

El Gigolo es, sin duda, la más característica de las novelas de Lawrence Sendere en el género. Catorce semanas en la lista de best sellers en The New York Times. 

La pasión de Molly

1987. Una verdadera guerra entre los sexos ha estallado en los Estados Unidos. Cuando una importante dirigente feminista muere asesinada, su amiga y amante, Molly Turner, decide recurrir a la violencia y crea una organización paramilitar femenina. Los actos terroristas se suceden: Bombas en los negocios pornográficos, linchamientos de violadores. Los hombre reaccionan finalmente. Hacia 1992 un senador se postula para presidente pregonando la represión del feminismo, pero su compañero de fórmula es una mujer...
Lawrence Sanders, consagrado autor de El Gigolo y de tantos otros éxitos, ha escrito esta nueva gran novela de acción y suspenso, ambientada en un futuro que parece cercano. La pasión de Molly pinta una sociedad sacudida por olas de increíble violencia.

La seducción de Harry Dancer

Todos quieren seducir a Harry Dancer.En una implacable guerra secreta,dos bandos diferentes se lo disputan para conseguir información.Por un lado,Sally,cuya misión es capturar los sentidos de Harry con todos los trucos de su arsenal erótico.Por el otro,Evelyn, que intenta conquistar su corazón y su lealtad por todos los medios posibles.Pero ambas no tardaran en descubrir que la seducción puede ser un arma de doble filo si el seducido esta decidido a resistirse.

El soñador

Eli Hebron era un destacado productor cinematográfico, soñador, artista y poeta. No había conseguido aún reponerse del suicidio de su mujer, una gran estrella, cuando todo se volvió em su contra. En el deslumbrante Hollywood de 1927, en los albores del cine sonoro, la estafa era una forma de negociar y el dólar la autoridad suprema. Los que soñaban a lo grande... sufrían graves caídas. Sexo, fama, dinero, poder, pasiones.

Placeres culpables

Placeres culpables despliega las revelaciones asombrosas que forman el mundo de Emmet Richard Folsby, magnate de los medios de comunicación, y de su excéntrica familia: su esposa Constance, confundadora del imperio, ahora una inválida que se va marchitando lentamente; Barbara Ann, la hija rebelde, que se ha transformado en una feroz empresaria sin perder el gusto por los placeres prohibidos; y Brett Sherwood, playboy con oscuros secretos sexuales.
A través de dos décadas, el imperio del clan Folsby subsiste envuelto en escándalos e intrigas de todo tipo. Ahora, los dos hijos luchan por el poder total de la organización sin imaginar que un allegado a la familia los está manipulando desde las sombras.
Placeres culpables narra una historia plena de sensualidad, corrupción e intriga. Es la última novela del gran Lawrence Sanders.

Crímenes capitales

 

Un enigmático individuo que se hace llamar hermano Kristos, semejante a un Rasputín de nuestros días, logra introducirse en la Casa Blanca y dominar la voluntad del Presidente de los Estados Unidos. Sólo se atreve a oponerse a él John Tollinger, un alto funcionario de Estado, quien debe librar una terrible batalla contra el hermano Kristos, lo cual pone en la cuerda floja la seguridad de la Nación y aún el orden mundial.

Dones robados

Todo comienza cuando Marilyn Taylor, superestrella de cine, una leyenda viviente de Hollywood, decide donar los óvulos de su cuerpo a su mejor amiga que no puede tener hijos. Los óvulos son robados y pasan de mano en mano. La famosa actriz intenta recuperarlos mientras es acechada secretamente por un loco admirador. La búsqueda rocambolesca involucra a espías, la mafia, prostitutas chinas, un informante árabe, un juez y un director de cine.

Dones robados, la nueva novela de Lawrence Sanders, es una historia ágil y entretenida, de acción constante y ritmo casi cinematográfico. Un gran bestseller.

El chantaje de Sullivan

Un grupo de timadores, dirigidos por el despiadado David Rathbone, lleva actuando desde hace años en Florida, donde con ingeniosas triquiñuelas se dedica a embaucar a ingenuos ricachones. Pero alguien ha decídido acabar con la banda y organiza una agencia independiente que, dirigida por Tony Harker, contará con personal especializado y de extraordinaria eficacia en la lucha contra el crimen, como la bellísima agente Rita Sullivan, encargada personalmente de cazar a Rathbone.

Placeres privados

Gregory Barrow es el investigador principal de un importante laboratorio especializado en bioquímica. Al cabo de varios años de trabajo, ha logrado desarrollar un nuevo método para sintetizar la testosterona, hormona sexual masculina. El experimento tiene múltiples aplicaciones. Barrow trabaja sin descanso para fabricar una píldora que, administrada a los humanos, aumenta su agresividad y su potencia sexual.

 
 
 
 
 
 
  • Twitter