Matthew "Matt" Scudder

 
 

Matthew Scudder fue poli y de los buenos. Trabajó 15 años como policía en Nueva York, en la comisaría 6ª del Village y en la 7-8 de Brooklyn. Curtido nada menos que en las calles de Nueva York no hay nada que no sepa de su oficio, lo bueno y lo malo. Los trucos, las negruras, las miserias humanas de todos los bandos y aún seguía siendo policía por convicción. Había que mantener las calles lo más limpias posible de las lacras que las inundan.

 

Sin embargo un día su mundo con él adentro se derrumbó. En 1973, durante un tiroteo en Washington Heighs mató a un ladrón y accidentalmente una bala perdida le quita la vida a una niña inocente de 7 años llamada Estrellita Rivera. Fue el fin. No pudo continuar como policía aún cuando no se formularon cargos contra él, es más, elogiaron su labor y a la fecha siguen esperando su reincorporación.  Imposible... no solamente abandonó el cuerpo de NYDP, también se alejó de su mujer, Anita y sus dos hijos quienes quedaron en su casa de Syosset (Long Island).

 

Ahora por toda compañía tiene su bourbón, una prostituta, un dudoso amigo delincuente y toneladas de café para neutralizar el alcohol mientras vive espartanamente en el hotel Northwestern en la 57 oeste, entre la 8ª y la 9ª. Entonces sin placa y sin licencia para investigar es un don nadie que vive de "hacer favores" como él dice. Olisquea por aquí y por allá cuando desde el departamente de policía le envían algún tipo que quiere algo más de la investigación y sabe que Matt después les "devuelve" el favor. O ayuda algún amigo con algún rollo. Pero aún en esta posición su alma sigue siendo la de un policía.

 

Siguiéndolo a él atravesamos ésta ciudad con sus 8 millones de habitantes de punta a punta y a toda hora, de día o de madrugada pasando por todos los barrios, callejuelas, boliches, bares, prostíbulos, estaciones y puentes mientras los graffitis nos acompañan en esta odisea entre los años 1975 y 1992. Sus casos se resuelven solamente porque es tremendamente persistente;  acosa, pregunta, sigue, llama sin dejar tecla por tocar y vuelve a llamar con sus comunicaciones de 10c. Es hombre parco, de muy pocas palabras y sus preguntas casi interrogatorios son directas a veces como cross a la mandíbula o a la boca del estómago. Considera que no necesita mucho dinero para vivir: su andar es económico, sus gastos y vicios no le insumen mucho dinero. 


Lawrence Block nos impone un personaje complicado en su naturaleza, con profundos conocimientos del ser humano y sus miserias ganados en la calle como si ésta fuera la Escuela Superior de Psicología  o un Máster.

Sabe que la gente es siempre corrupta en algún punto y él las diferencia por escalas. No hay nada malo que él devuelva en metálico un favor que le hicieron pero es realmente malo si induce a un enriquecimiento o a cometer un delito ni hablar de un asesinato, un delito para él imposible de ignorar. Él mismo se considera corrupto aunque todos saben que es confiable, fiel y recto al extremo. 


Al igual que Sherlock Holmes y otros investigadores Matt Scuder suele apropiarse de la ley y ser juez, jurado y verdugo cuando se dificulta llevar al criminal confeso ante la Ley o al contrario cree que la ley no será lo suficientemente justa con el reo y lo libera. Su dureza y fortaleza más externa que interna suele doblegar al criminal hasta llegar a suicidarse bajo su influjo. Es contradictorio en sus sentimientos, un clásico en hombres atormentados por mil demonios a lo que solemos llamar conciencia. Sus leyes internas y morales están por encima de las sociales. Él mismo confusamente no sabe a veces cómo ubicarse delante la realidad cotidiana.
No es religioso pero va a la iglesia a cobijarse y hallar paz en su inmenso silencio para reflexionar mientras deja en la alcancía un 10% de sus ganancias para que el párroco le de el destino que quiera. Prende velas por sus afectos fallecidos sin olvidar a la niña a la que dio muerte y a otros muertos que lleva sobre sus espaldas aunque nadie puede convencerle que hizo lo que tenía que hacer. Se acuerda de su esposa e hijos y les envía el dinero que puede.


Finalmente Lawrence Block lleva a su personaje a alcohólicos anonimos hacia el fin de la quinta entrega "Ocho millones de maneras de morir" (1982) y pretendió cerrar la serie. No pudo. No importan las razones, serán siempre subjetivas y Matt Scudder vuelve a la vida con la historia corta "Por las primeras luces del amanecer" (1984)  siendo luego ganador al premio Shamus al mejor cuento de 1985 y pie del nuevo lanzamiento de la serie.


Mi parecer

Un excelente personaje con todas las características para ser considerado uno de los mejores en su género. Sus historias son originales, fehacientes y narradas impecablemente. La imagen neoyorquina que nos devuelve es real, contemporánea y creíble. Sus historias se leen rápido, son amenas y también golpean. Te golpeará su cínica visión de las cosas, su escepticismo y su ironía aún sobre los temas más sensibles. Aunque estés distante de la vida y experiencia de Matt sus reflexiones no se hallan lejos a la de cualquier humano como tú o yo mismo sólo que él las expresa, te las dice en la cara. No se olvidan facilmente sus casos y luego de leerlos te saltarán a la mente para asociarlos con otras novelas negras que puedas leer no importa de quién o de que autor.


Serie

  1  Los pecados de nuestros padres, (The Sins of the Fathers, 1976)   ↔Descarga
 2  Tiempo para crear, tiempo para matar, (Time to Murder and Create, 1976)
 3  En medio de la muerte, (In the Midst of Death, 1976) - Aunque este libro fue publicado antes que el anterior,                           Block lo considera el 3º
 4  Cuchillada en la oscuridad, (A Stab in the Dark, 1981)
 5  Ocho millones de maneras de morir, (Eight Million Ways to Die, 1982)
 6  Cuando el antro sagrado cierra, (When the Sacred Ginmill Closes, 1986)
 7  Out on the Cutting Edge, 1989
 8  A Ticket to the Boneyard, 1990
 9  Un baile en el matadero, (A Dance at the Slaughterhouse, 1991)
10  Caminando entre tumbas, (A Walk Among the Tombstones, 1992)
1 1  The Devil Knows, You're Dead, 1993
12  A Long Line of Dead Men, 1994
13  Even the Wicked, 1996
14  Everybody Dies, 1998
15  Hope to Die, 2001
16  All the Flowers Are Dying, 2005
17  A Drop of the Hard Stuff, 2011

Novelas cortas y relatos de Matt Scudder

Out the Window, 1977
A Candle for the Bag Lady / Like a Lamb to the Slaughter, 1977
By the Dawn's Early Light, 1984
Batman's Helpers, 1990
The Merciful Angel of Death, 1993
Looking for David, 1997
Let's Get Lost, 2000
A Moment of Wrong Thinking, 2002
The Night and the Music, 2002
Mick Ballou Looks at the Blank Screen, 2011
One Last Night at Grogan's, 2011
The Night and the Music, 2012 - recopilación

Películas


8 millones de maneras de morir (8 Million Ways to Die, 1986). EEUU. Director: Hal Ashby. Guión: Oliver Stone, Lawrence Block. Intérprete: Jeff Bridges (Scudder)


Caminando entre tumbas (A Walk Among the Tombstones, 2014). EEUU. Director: Scott Frank. Guión: Scott Frank, Lawrence Block. Intérprete: Liam Neeson (Scudder)
 

Sinopsis

Los pecados de nuestros padres

Una guapa y joven prostituta aparece brutalmente asesinada en su apartamento de Grenwich Village. El supuesto asesino es su compañero de piso, un inestable muchacho gay al que encuentran en la calle cubierto de la sangre de la víctima. Después de ser detenido, se ahorca en su celda. Caso cerrado. O no. Porque el padre de la chica acude al investigador privado sin licencia Matthew Scudder para que busque respuestas, para que indague en la vida y la muerte de su hija. Scudder irá descubriendo detalles sobre la chica, entre otros que su supuesto asesino la quería como a una hermana.

Tiempo para crear, tiempo para matar

Giros Jablon, un delincuente de poca monta, acude a donde un antiguo policía al que respetaba, Matt Sudder, para entregarle un sobre que debe abrir tan sólo si muere violentamente. Cuando es asesinado Scudder lo abre y averigua que estaba chantajeando a tres personas importantes una de las cuales, con casi total seguridad, es el responsable de su asesinato.

En medio de la muerte

Colaborar en denuncias de corrupción policial no hizo a Jerry Broadfield un policía popular entre sus compañeros. Ahora que han hallado en su piso una prostituta muerta, sólo confiará en él Matthew Scudder, un ex policíaque abandonó el cuerpo tras provocar un trágico accidente y que ahora sobrevive investigando casos de manera extraoficial. Aunque a Scudder, detective privado sin licencia, tampoco se lo van a poner fácil. Para nada.

Cuchillada en la oscuridad

Louis Pinel el recién detenido ¨Merodeador del Piolet¨, admite abiertamente haber matado a siete mujeres jóvenes hace siete años, pero jura que fue un imitador quien mato a Barbara Ettinge, Matthew Scudder le cree. Pero descubrir la verdad del asesinato de Ettinge es retorcido, oscuro y peligroso… e incluso más frío que el cadáver de casi diez años de edad, pero el investigador esta dispuesto a vengarlo.

Ocho millones de maneras de morir

La ciudad de Nueva York puede ser un sueño o una pesadilla para los millones de personas que a diario recorren sus calles y avenidas. El detective Matthew Scudder, alcohólico en terapia, podría dar fe de ello tras años tratando con los personajes más sórdidos que habitan en ella. Sólo la bebida le ha mantenido apartado de la cruda realidad en sus escasos momentos de lucidez.
Pero Scudder deberá enfrentarse nuevamente a la vileza de la gran urbe cuando la joven e ingenua Kim, una prostituta que perseguía un sueño, es brutalmente asesinada. Entonces la vida de Scudder se volcará en la resolución de tan horrendo crimen, aunque sea la última buena acción que haga en vida.

Cuando el antro sagrado cierra

Matt Scudder fue policía de Nueva York. Ahora es un detective sin licencia que saca las castañas del fuego a sus amigos. Se divorció de su mujer, y ahora vive en un modesto hotel del West Side. Pero su verdadero hogar se encuentra en cualquiera de los bares de su zona; la clientela habitual forma su familia. Corre el verano de 1975, y Matt anda comprometido con varios favores a amigos. En primer lugar, debe salvar de sospechas a Tommie Tillary, un hombre de negocios de ropas estridentes cuya mujer ha sido asesinada. Matt Scudder no dejará de beber ni un instante, pero se mantendrá lo suficientemente lúcido como para encontrar la solución, hallando la inspiración en el fondo de la botella.

Un baile en el matadero

Matt Scudder ha pasado muchos de sus días sumergido en el alcohol, dejándose el alma en cada rincón de la Gran Manzana. Hace tiempo perteneció al Departamento de Policía de Nueva York, pero todo aquello ya quedó atrás. Ahora es un detective sin licencia, perseverante y de mente afilada, y no deja que sus obsesiones enturbien la investigación. Lo acaban de contratar para que demuestre una sospecha: que Richard Thurman, personaje influyente de la vida pública, planeó el brutal asesinato de su esposa, estando ella embarazada. En medio de la investigación aparecerán pistas desconcertantes, aparentemente desligadas del caso, pero todos los misterios acabarán confluyendo para enseñar al detective que una vida joven e inocente puede ser comprada, corrompida…, y aniquilada.

Caminando entre tumbas

Nueva York. Las Torres Gemelas todavía dominan el cielo de Manhattan. A los policías y a los camellos se los localiza a través de buscas. El crack se empieza a ver por las calles, pero la heroína y el polvo de ángel son todavía las drogas estrella. Matt Scudder, expolicía y exalcohólico, se enfrenta a uno de los casos más sangrientos de su carrera. Unos maníacos sexuales se dedican a raptar, violar y asesinar brutalmente a mujeres. Entre reunión y reunión de Alcohólicos Anónimos, Scudder deberá utilizar su instinto, su inteligencia y sus contactos para acabar con este horror. Con métodos dentro o fuera de la ley.

 
 
 

Libros disponibles de este personaje

Los pecados de nuestros padres | Lawrence Block | Un mundo de novela
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon