Importante personaje
Los personajes de Un mundo de novela

Sir Henry Merrivale

Las diabluras que piensa y hace este tipo toman por sorpresa a todos, buenos y malos incluso al lector. Y al final resulta que tenía razón.
Sir Henry Merrivale es un detective creado por Carter Dickson, un seudónimo de John Dickson Carr (1906-1977) cuyo aspecto físico fue inspirado por sir Winston Churchill, estadista y político británico. También conocido como "el Viejo", por sus iniciales "HM" (un juego de palabras sobre "Su Majestad"), o "el Maestro", que apareció en veintidós misterios de habitaciones cerradas con llave y novelas con "delito imposible" de las décadas de 1930 a 1950, así como en dos cuentos.
Comenzó como un personaje bastante serio, pero se hizo más y más cómico, a veces incluso grotesco al avanzar la serie, al punto que en una biografía se comenta que causaba sonrisas y comentarios con sorna cuando se le veía bajar las escaleras de Whitehall sosteniendo su chistera y su abrigo de cuello apolillado. Cuando se introdujo por primera vez como un personaje, ya era un hombre mayor cerca del retiro, y en la novela "Y así, para el asesinato," establecida a finales de 1939, se refirió a sí mismo como siendo casi de 70. En "Ver para creer", mientras que dicta sus memorias, él da su fecha de nacimiento el 6 de febrero de 1871, pero su edad se hizo más ambigua en novelas posteriores.
Él es un Sir y abogado - en "La Ventana de Judas" aparece en la defensa en un caso de asesinato llevado ante la Corte - y tiene un título de médico. Además, tiene una serie de otros talentos, entre ellos la actuación y el dominio del escenario, disfraces y un vasto conocimiento de la historia del crimen. Sobre la base de sus comentarios en algunas de las historias, está casado y tiene dos hijas, pero los miembros de su familia no se muestran con alguna característica en ninguno de los libros o historias. Permitió el ingreso al Servicio Secreto como su ayudante a un joven con el que tropezara en las escaleras de Whitehall llamado Kenwood Blake precisamente por creerle falto de brillantez, tal vez al ver lo abatido y desesperado que se encontraba este muchacho o por un arrebato de humanidad, quien luego se relacionaría afectivamente con Evelyn Cheyne, también del Servicio Secreto Británico y es con ellos que interactúa en diversos casos, como «El crimen del Unicornio» y «La ventana de Judas» entre otros.
Su vivienda se ubica en la calle Brook St en el coqueto barrio MayFair, aunque su verdadero hogar sigue siendo su obsoleta oficina en el quinto piso del edificio ubicado en Whitehall.
En el libro "Sangre en el espejo de la Reina" Sir Henry Merrivale nos presenta a su sobrino Míster James Boyton Bennet, hijo de una hermana y de un cuñado muy influyente en Washington, al cual acaba de conocer al inicio de esta historia. Míster Bennet induce a Merrivale a meterse en ella y luego es parte importante de la misma....

EN OTROS MEDIOS
Y así... al crimen» Merrivale fue interpretado por Martin Wyldeck.
En la obra de Anthony Shaffer Sleuth, el personaje más famoso del escritor de misterio Andrew Wyke es un detective aristocrático llamado Señor San Juan Merridew. Este personaje fue inspirado por Sir Henry Merrivale.

Ahora entre nosotros podemos agregar que el viejo Merrivale, ese astuto, hedonista y bastante vago pedazo de humanidad suele pasarse las horas con los pies apoyados sobre su escritorio en el ministerio de Guerra abarrotado de papeles que se presumen inútiles u obsoletos y que precisamente están allí para confundir al visitante. Su innoble espacio que tiene por oficina a la que se accede por escalera huele a tabaco y encierro. Sir Henry fuma sin pausa. Quiere que le honren y a la vez reniega de todos gruñendo a quien ose apersonarse. Incluso gruñe contra el Ministerio por no instalar un ascensor para llegar hasta su escritorio en el quinto piso.
En la actualidad no es grande su gloria. Su departamento ha cesado de llamarse el Servicio de Contraespionaje para convertirse sencillamente en el M. I. D., y sus ocupaciones son menos peligrosas que las de los fotógrafos que suelen retratar el monumento del almirante Nelson. Pero inmenso su intelecto... Él siempre duerme, pero cuando pone su interés en resolver un caso su mente brilla imparable. Su sistema no es precisamente holmesiano, pero hay que reconocer que se parece mucho en su imaginación, análisis y lateralidad de su pensamiento y al igual que Holmes la policía recurre a sus servicios cuando se enfrenta a "casos imposibles".
Me divierte Sir Henry Merrivale... Sus historias corren, se terminan rápido y yo por lo menos me quedo con las ganas de más. Sus historias están llenas de acertijos muy difíciles de descifrar sin la ayuda de esta superlativa mente, pero estamos invitados a intentarlo y de paso entretenernos un rato. Sin lugar a dudas uno de mis preferidos.

 


SERIE
El patio de la plaga