Importante personaje
Los personajes de Un mundo de novela

Detective Jack Taylor

Imagina un manchón negro, totalmente negro sin aristas sombreadas... bien, vas por buen camino para entender la existencia de este investigador privado del cual podría decirse que de haber un color más oscuro que el negro seguramente le identificaría aún mejor.
Si quieres novela negra, entonces Jack Taylor es tu personaje. Reúne todos los requisitos del género para cubrir este puesto incluso, aunque te parezca paradójico, ser buena persona.
Alcohólico empedernido
Fumador empedernido
Luego cocainómano, aunque no deja de ser alcohólico
Pendenciero
Solitario y muy depresivo
Amante de la justicia por mano propia, aunque luego le duela la cabeza.
Con más golpes recibidos que entregados... es un tipo machacado física, mental, espiritual y anímicamente. Cuando escuchas por ahí que un tipo es perseguido por sus demonios internos, Jack Taylor les gana a todos porque a él lo persigue directamente el infierno y su escapatoria es huir siempre, siempre en dirección a sus adicciones y gracias a su padre le queda un resquicio cuerdo y esperanzador también al cual huir, la literatura.
Una figura contrastante la del tipo ebrio o tocado por la coca, casi siempre escayolado y con ropa destrozada, también un erudito literario tanto de escritores irlandeses como universales.
En realidad, sus historias te llevan del infierno al paraíso pues son un paseo constante por la cultura irlandesa de la mano de sus escritores, así como de sus cantantes...
Una cátedra de cultura básica irlandesa…
«Nosotros, los irlandeses, no damos abrazos. No sin una persistente mortificación»
«La palabra irlandesa para los sueños es broinglóidi, un sonido hermoso»
«Hay una palabra irlandesa mágica, sneachta. Se pronuncia «shneackta», con un fuerte sonido gutural. Significa nieve»
Una piña entregada o recibida... una frase de un escritor o tema musical preferido.
Una trastada de la vida, otra frase... y así va recorriendo su patético mundo y existencia este personaje irlandés hasta la médula, esparciendo las flores de su cultura y embelleciendo, aunque sin saberlo el entorno y personajes que le rodea en un mar de ironías y aún más cruel, sarcasmo. Sus mezclas de frases propias y otras de autores son espadas filosas, sumamente agudas que traspasan la coraza del lector y seguramente se identificará o se sentirá tocado en muchas de ellas.
«A veces me siento como un viejo cementerio cargado de ataúdes»
«No era el más viejo, pero desde luego parecía el más magullado»
«Si en los hospitales dieran millas como en los aviones, yo podría haber viajado sin parar»
Al lector que gusta de humor negro, derroche de ironía y sarcasmo en primera persona, además inundado de citas literarias y musicales de primer nivel, habrá encontrado su personaje ideal
Es casi una seguridad que encariña al lector por ser antihéroe, tan franco y sincero que asusta, tan apocalíptico de sí mismo. Es su peor detractor, crítico y juez además del Padre Malaquías, un viejo sacerdote amigo y confidente de su madre que no pierde oportunidad para criticarle.
No te extrañes que tanto te encariñes de él, por sus buenas cualidades que el propio Jack Taylor no puede ver, que pensarás en cómo salvarlo o tan siquiera ayudarle en ese camino de infierno que el mismo se ha ido construyendo para su hábitat permanente.
Al que sólo degusta policiales duros y clásicos, bien le vendría leer estas obras para alejarse un poco de los reiterativos procedimientos, protocolos, estructuras y luchas palaciegas que llenan los policiales más conocidos y disfrutar con la amenidad de cada página, cada ocurrencia, cada vivencia de este Personaje del cual él será siempre culpable, o así lo percibirá.
Sus novelas son casos policiales a su manera, lo más trascendente de sus historias es el mismísimo Jack Taylor y sus penurias, la mayoría auto infligidas.
Bien, creo que tenemos una detallada descripción del alma de este Personaje, pero literalmente… ¿quién es?
Nació en Galway Irlanda, tiene alrededor de 50 años, hijo de un empleado de ferrocarriles, honesto y culto pero denostado por su madre por no haberse enriquecido y en cambio liquidar su tiempo leyendo libros que ella considera superfluos, pero no su hijo. Jack cultivó y expandió esa afición más aún con la ayuda del Bibliotecario Tommy Kennedy, individuo al que recordará toda su vida.
En su adolescencia y juventud fue jugador de hurling momentos que siempre recordará más por motivos familiares que deportivos... «Mi madre me regaló un palo de hurling. A menudo utilizaba ese mismo palo para darme la gran paliza. Realmente jugué al hurling. ¿Cómo si no habría podido acceder a la Garda Síochána? En ningún otro lugar se valora tanto a un buen jugador de hurling".
De su infancia él mismo rescata...
«Me había criado con Astral Weeks, de Van Morrison»
«Uno de mis poemas favoritos es «Aullido», de Ginsberg»
Es ex –policía por haber sido expulsado de la Garda Síochána (policía nacional irlandesa) a pesar de la fama de ésta de no despedir a nadie a menos…. bueno, imaginémonos
«Avisos
Amonestaciones
Últimas oportunidades
Indultos.
Y aun así no conseguía mejorar.»
Casi arrastrándose por el alcohol habiendo pasado por grupos de autoayuda vive como investigador privado en la misma Galway que va recorriendo en la medida que va cambiando domicilio por tener siempre el tráfico de la vida a contramano incluso a contramano de la policía, la misma delegación a la cual perteneció principalmente contra la figura de su antiguo compañero ahora Superintendente Clancy, claro que los trabajos que conseguía era precisamente los que el Superintendente Clancy no tenía intenciones de investigar.
Sólo tiene unos pocos amigos, Jeff y Cathy que regentean el café que Jack utiliza como oficina siendo él el padrino de la hija de ambos, la dueña del hotel donde habitualmente reside, la Sra. Bailey y su ayudante, ambas muy mayores y algunos romances esporádicos, incluso una esposa que rápidamente pidió el divorcio.
Ken Bruen piensa y reflexiona en la mente de Jack Taylor "los alcohólicos son una combinación mortal de ego y carencia de autoestima".
El lector que ha leído a Jackson B