top of page
Ancla 1
Importante personaje
Los personajes de Un mundo de novela

Inspector John Rebus

De Juan Carlos Galindo, en su blog del diario El País, España , 01/08/2013
- "John Rebus se presenta ante el público en 1987, cuando Ian Rankin debuta con una novela , Nudos y cruces (en España, como la mayor parte del resto de la serie, publicado por RBA) sobre un psicópata que secuestra a jóvenes y las estrangula. Rebus tiene 41 años y le queda mucho por hacer, pero ya están establecidas las líneas rojas del personaje: ex militar, sentimentalmente inestable, testarudo, justiciero, bebedor, un padre difícil, un marido divorciado, un hombre solitario. En 2007 Rankin jubila a Rebus en La música del adiós (RBA, traducción de Francisco Martín Arribas), una crepuscular y grandiosa forma de decir hasta pronto a un personaje que ha acompañado y ha envejecido con el lector durante 17 novelas, 20 años. Rebus está a punto de retirarse y, empecinado siempre en que el mal no siga impune, se pone a repasar casos viejos y sin resolver con consecuencias terribles para él y su entorno. Ahora ya está en los sesenta, bebe lo mismo, a veces más, tiene el mismo gusto por los problemas, el mismo odio por las jerarquías; es un misántropo profesional con mucho a cuestas, menos ilusiones, si es que alguna vez las tuvo, y un policía que cita menos a Whitman y a Dostoiesky, de quien nunca dejó de leer Crimen y Castigo.
Rebus adora Edimburgo. Es su ciudad, su vida, el lugar donde ha trabajado siempre, donde está su pub Oxford o el Royal Oak, la ciudad donde lo respetable y el crimen se retroalimentan. Pero su relación con la ciudad es diferente. Nuestro amado policía se mueve por ese extraordinario y a veces siniestro y claustrofóbico sitio a diario, pero para él no es una vista bonita, es un enorme escenario del crimen que está esperando y que recorremos con él en cada puente, con cada investigación, con cada caso, con cada cadáver. En Uñas y dientes es destinado a Londres, ciudad que describe con las siglas FYTP (Fuck You Too Pal). Odia estar fuera de Edimburgo.
Rebus necesita un enemigo, un reverso, un némesis a su altura. En 1994 Rankin publica Mortal Causes que, como bien cuenta John L