Importante personaje
Los personajes de Un mundo de novela

Inspector Konrad Sejer

Konrad significa el que «aporta consejos» y su apellido, Sejer, se pronuncia «seier» que en noruego significa «triunfo»
Nombre y apellido definen al imponente jefe de investigadores de una comisaría sin especificar en Noruega, aunque deducimos que se halla muy cerca de Oslo, incluso en el mismo Oslo, tal vez en el barrio Huseby.
Hombre correcto y de gran templanza. Ochenta y tres kilos de peso, y uno noventa y seis de estatura, cabello gris al ras con puntas como de cepillo con facciones angulosas. También es autoritario, nada modesto y consciente del gran dominio de sí mismo no escatima esfuerzos en utilizarlo en sus investigaciones. Aún siendo un eximio tirador, sus armas más importantes son su persuasión y la mirada penetrante de sus ojos grises. No presiona a los sospechosos pero están siendo presionados poderosamente desde la psicología invasiva que tan bien domina. No los asusta pero su sola presencia y su mirada son intimidatorias.
Se jacta de no tener casos irresueltos lo que le ha dado fama de hombre tenaz y perseverante a la vez agudo en sus análisis para individualizar a los sospechosos.
Claro que ésta es la imagen predominante ante el público, sus subordinados, su jefe y sobre todo los sospechosos pero internamente lleva una procesión.... nunca superó el fallecimiento de su esposa Elisa a causa de un cáncer y ahora con casi 50 años vive una vida de ostracismo interior que agrava sus características introvertidas. Como todo introvertido tiene una intensa vida interior que expresa a través de su persistente eccema que sufre desde chico cuando vivía en Gamle Møllevej en las afueras de Roskilde, Dinamarca.
Sólo hay unas pocas personas que le sacan de este aislamiento: su hija Ingrid y su yerno Erik junto a Matteus, el niño somalí que adoptaron cuando realizaron en esas tierras trabajos comunitarios y que Serjer jubilosamente adoptó como su nieto.
Es muy humano, consciente de las vicisitudes de las personas incluso aquellas que llevan al delito, actitud que desempeñará activamente en sus casos. Estamos ante un gran policía y ser humano que no ha perdido la capacidad de sorprenderse, de aprender y de servir al prójimo.
Su cultura es muy vasta, gustoso de la música, tiene 537 CD, todos de cantantes femeninas y una gran biblioteca en su apartamento del piso 13, con un gran ventanal y un magnífico sillón que ocupa cuando deja su oficina y disfruta de todo ello con una copa de Famous Grouse en la mano junto a su enorme perro, un leonberger de setenta kilos, vago y sin adiestrar de nombre Kollberg. Son sus únicos y rutinarios hábitos además de sus pastillas Fisherman’s Friend y algún cigarrillo liado por él mismo.
Casi me olvido de un importantísimo detalle. No es un simple hobby, ni un pasatiempo. Es una pasión. El paracaidismo. Lleva dos mil diecisiete saltos sin penalizaciones ni accidentes, y obvio que es un número que va creciendo.
La estima de la que goza en su departamento policial es altísima, tanto de su jefe Holthemann, el cual demuestra su desaprobación golpeando un mueble con su bastón que siempre lleva por una inexistente o desconocida patología, la Sra. Brenningen, recepcionista de la oficina policial y sobre todo en su oficial ayudante, el jovencísimo Jacob Skarre, de llamativa cabellera rizada y rubia, muy guapo y llamativo. En realidad ambos son atrayentes para las miradas femeninas y levantan suspiros, aunque Skarre ya es 'toomuch'.
Imprescindible además incluir a Snorrason, el competente médico forense: un tipo lento y metódico con un aspecto indulgente y apacible de cabello cobrizo y rostro inescrutable. No es que tenga gran simpatía por Sejer. Ningún forense lo tiene para el policía que le apremia pero hay un profundo respeto entre ellos.
El actor Bjørn Sundquist ha personificado al Inspector Konrad Sejer en las series televisivas y en el film de largo metraje «Evas øye», (1999) IMDb (Los ojos de Eva) con una mimetización espectacular. Verlo actuar a Bjørn Sundquist es ver a Konrad Sejer tal cual lo describe la propia autora Karin Fossum no sólo en el rol policial, también físicamente. El mismo actor ya había trabajado en el reparto de otra serie importante de origen noruego en el papel de «Billy T». Nos referimos a la serie y también largometraje «Blind gudinne», 1997 IMDb (Diosa ciega) a la vez pertenecientes al personaje "Hanne Wilhelmsen".
Siempre se admira la construcción de un gran perfil policial como el de Konrad Sejer. Sobre todo por diferir de los clichés de policías en su rol de interrogar al sospechoso o de enfrentar al delito de las maneras tan clásicas y reiterativas.
Me ha gustado muchísimo el rol que desempeña Sejer, claro que sólo se logra con un carácter y humanidad acorde además de una intensa sensibilidad.

 

SERIE
El ojo de Eva (Evas øye, 1995)
No mires atrás (Se deg ikke tilbake!, 1996)
Quién teme al lobo? (Den som frykter ulven, 1997)
La luz del diablo (Djevelen holder lyset, 1998)
Una mujer en tu camino (Elskede Poona, 2000)
Segundos negros (Svarte sekunder, 2002)
El asesinato de Harriet Krohn (Drapet på Harriet Krohn, 2004)
Al final de la orilla (Den som elsker noe annet, 2007)
Mala voluntad (Den onde viljen, 2008) No traducido
Presagios (Varsleren, 2009)
Carmen och döden, 2014. No traducido
Helveteselden, 2015. No traducido


SINOPSIS

EL OJO DE EVA
Eva Magnus, una joven pintora de escaso éxito, se