Importante personaje
Los personajes de Un mundo de novela

Detective Pepe Carvalho

El Personaje gourmet por excelencia. Los casos más difíciles resueltos entre deliciosos platos, los mejores vinos y el prodigioso cerebro de Pepe.
Las aventuras de Pepe Carvalho o todo lo que su creador Vázquez Montalbán nos quiere contar acerca de sus frustraciones de España posfranquismo, del partido socialista y comunista, la derecha e izquierda incluso los neutrales. Las contradicciones, utopías e incoherencias, así como el espíritu suicida y destructivo que aceleró el mundo desde la segunda mitad del siglo anterior, forman la personalidad de nuestro personaje Pepe Carvalho. Encarna a los millones que quedaron en la brecha entre los comunistas y los liberales sintiéndose estafados por ambos… necesitando crear un mundo propio para él aunque esto le signifique sentirse no pertenecientes al mundo y sistema actual. Ya su historia nace contradictoria… José Carvalho Larios, más conocido como Pepe Carvalho, es hijo de inmigrantes gallegos, que pasando por Cuba y Madrid han terminado viviendo en Barcelona. Él milita en el partido comunista y de comunista desencantado se liga como agente calificado de la CIA en por lo menos 9 años… estamos en los principios de los 60 perteneciendo Carvalho a la CIA cuando Kennedy es asesinado.
De añorar y querer compañía a llevar una vida solitaria por elección sólo interrumpida por Charo, la prostituta que le acompaña y él quiere casi como si fuera su gran amor… su auténtica esposa, Muriel, le abandonó huyendo con su hija de tan sólo 9 meses.
Ser Intelectual, filósofo en los libros y en la vida no le impide también utilizar sus libros para encender la chimenea.... tiene más de 3 mil y calcula que a este ritmo de destrucción le durarán 10 años. Es políglota, fue entrenado para luchar y su apariencia no desentona. Alto, moreno, de alrededor de los 35 años en los comienzos y 65 al final de su carrera, de complexión atlética es la mirada de muchos a su alrededor aunque vista traje arrugado sin que eso le inquiete. Al final desencantado con el mundo de cualquier lado del muro, decide ser investigador privado, trabajar para él mismo. Aunque reside en Barcelona, en la villa Vallvidrera, sus investigaciones lo llevan a viajar por el mundo… Holanda, Argentina, EEUU entre otros.
Pepe Carvalho es mucho más que un investigador con carácter y temperamento rebelde con gran habilidad e intuición para resolver sus investigaciones. Es la imagen y crítica de un sistema que ha ido equivocando prioridades, valores y sentimientos. Su mundo es él mismo y decide disfrutar de lo que le rodea como si fuera un marciano… sin involucrarse.
Su característica fundamental es la practicidad, la sencillez a la que reduce las complicaciones resultando en eficiencia y también en eficacia.
Una muestra de su filosofía ...
«Le repugnaba cualquier tiempo perdido en el análisis del mundo en que vivía. Hacía ya tiempo que había decidido estar de paso entre la infancia y la vejez de un destino personal e intransferible, de una vida que nadie viviría por él, ni más, ni menos, ni mejor, ni peor. Los otros podían irse a tomar por culo. Había limitado su capacidad de emoción abstracta a la que pudiera transmitirle el paisaje. Sus restantes emociones se las proporcionaba la piel.»
« Si quería ligar debía ir por las buenas a un cuerpo de alquiler o a una larga escaramuza verbal de dudoso resultado. Le fastidiaba todo el ceremonial previo, toda la etapa de persuasión. Este tipo de comunicación debiera ser automático. Un hombre mira a una mujer y la mujer dice sí o no. Y a la inversa. Todo lo demás es cultura.»
«Cambiaba a todo Rembrandt por un culo femenino hermoso o un plato de spaghetti a la carbonara»
Carvalho es fundamentalmente un bohemio y un nostálgico escondido, acovachado, refugiado en mil armazones que jamás tratará de abrir y mostrar al pequeño ser angustiado que lo habita, al igual que su creador Vázquez Montalbán. Su sangre y vena poética no abandona a Pepe en todo su recorrido haciendo de él un tipo más humano a pesar de seguir siendo "marciano". Así se conmueve por unos tíos que habitualmente pedían plata a su padre, y en ausencia de éste decide ser el él el mentor, aún a sabiendas que lo están timando.
Sin dudas sabe disfrutar… desde los paisajes, melodías y cuadros que lo conmueven hasta los mejores platos. Con Pepe Carvalho recibimos una cátedra gourmet impresionante. El mismo es un gran cocinero y gustoso de preparar sus platos preferidos a la alta escuela. No sólo detalla las recetas de lo que él mismo prepara sino también de los platos característicos de cada lugar de su recorrido… recetas, restaurantes y quizás hasta el nombre del cocinero preferido. Además es conocedor de platos clásicos o refinados de cualquier parte del mundo, sea griego, francés, turco, argentino, indonesio, holandés y más. Gourmet y enólogo enlazando y ensalzando sus platos con los vinos adecuados, blanco, tinto y si tinto quizás borgoña u otro varietal. Sus recorridos son verificables, sus platos conocidos y los vinos y bebidas fuertes que menciona reconocidos en el mundo real al igual que los Habanos Montecristo que degusta o simplemente su pipa cuando desea vagar con su imaginación. Su erudición y paladar abruman. Saborea un plato y te ilustra acerca de su origen, sus defectos y virtudes. Si de bebidas se trata entonces nos habla de su procedencia, cosecha, recorrido y sus momentos para ser degustado. Máster total. Como si se tratase de sociología o psicología, materias que maneja como profesor catedrático.
LO ACOMPAÑAN EN SUS HISTORIAS:
- Biscuter, su ayudante y cocinero, con el que compartió unos meses de cárcel.
- Bromuro, limpiabotas y autor de una importante teoría de la conspiración sobre el atontamiento de la población merced al vertido de bromuro en las aguas públicas.
- Su vecino Fuster, embajador de Villores y compañero de comidas a horas intempestivas.
- Charo, prostituta por cuenta propia que se entiende y mantiene free lance una relación con Pepe.
Además cabe resaltar, algunas de sus historias se basan en acontecimientos reales tomados y adaptados por Vázquez Montalbán para Pepe Carvalho.
Honestamente no me ha gustado el primer libro de la saga, «Yo maté a Kennedy». A mi parecer se halla ubicado en las fronteras del realismo fantástico por momentos